Un barranco familiar Garganta Verde.

Spread the love

Se trata de un barranco familiar en Cádiz por muchas razones.

Lo realizamos el pasado 17 de octubre de 2020

Hemos ido con el grupo Con mi Gente. Un grupo de amigos del club hemos acudido al barranco de Garganta Verde organizado por Fran Tercero.

Las imagenes que muestra este barranco son fantásticas en cualquier circunstancia y en el día de esta actividad no defraudó.

Barranco conocido

Este es un barranco clásico de Andalucía. Fué de los primeros abiertos y disfrutado por todos. En la web se pueden ver otras referencias al barranco Garganta Verde

Todo empezó tempranito en Sevilla. Todo el mundo llegó antes de tiempo y nos permitió salir un poco antes. Esto sumado a un buen tráfico nos permitió llegar con 20 minutos de adelanto sobre la hora prevista.

Tras la combinación de coches, que ahora es más cómoda aunque supone una hora más de camino para llegar hasta el final, empezamos el barranco.

Los buitres estaban activos y así pudimos disfrutarlos durante un buen rato sobre nosotros. Lastima de no llevar una buena cámara, pues ver estas maravillosas aves bien merece guardar una foto de ellas para el recuerdo.

La ermita, como siempre, impresionante.

Dos fotos destaco de esta zona que me han gustado mucho.

La ermita de este barranco familiar

Una cosa que me ha sorprendido esta vez que he realizado el barranco es que resbalaba más que otras veces. Y es que el barranco está cargado de polvo. Ya es época de lluvias y se nota que le falta.

Barranco familiar

Las últimas veces lo había realizado con la empresa cañonesybarrancos.com y de eso ya hacía un par de años. Es una fántastica experiencia y la he disfrutado mucho cada vez que lo he realizado con ellos. Hacía tiempo que no lo realizaba y tenía ganas de él. Es un barranco que lo he realizado tantas veces que es como si fuera un barranco familiar.

Los rápeles secos todos. Muy divertidos y limpios. Es una ventaja no tener que caer a una poza de agua estancada como ocurre a veces en verano.

El camino, como siempre de piedras hasta arriba. Mucho subir y bajar piedras en la progresión. Al final esto deja secuelas de cansancio y en algunos casos agujetas.

Las paredes verticales de más de 100 metros hacen que bien merezca la pena llevarse una cámara y tirar carrete.