Imprimir

El mundo se mueve sin mi

Escrito por Super User. Posted in Blog

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Una vez fuí un niño que veía en la tele a otros mocosos hacer muñecos de nieve, jugar a tirarse bolas de nieve y dibujar angelitos. Desde chico veía que las navidades eran blancas en la televisión. Los llanquis nos vendían un papa noel, santa claus o como quiera que llamasen a ese que tiraba del trineo para dar regalos a los niños la noche de navidad. Ni que decir tiene la manipulación de la publicidad que transformó la ropa del suso dicho Santa a un color rojo. Rojo como el del logo de la Coca Cola. Y es que nos venden la moto por la tele y nos la tragamos. Tonto de mi que comía la publicidad cual papilla de bebé. Ahora va uno a la nieve y se da cuenta de que las bolitas de nieve duelen como una piedra si te da bien. Y tanto que duele. Además, no se te ocurra hacer una lindeza de esas que las manos se te quedan pajaritos. Guantes, guantes y más guantes para aguantar el frío. Que frío. Si hacer una bola de nieve es tan desagradable como he comprobado, que no será el tener que hacer un muñeco de nieve.  No empecé esto para quejarme de la nieve, que me gusta. Lo empecé para hablar de ese deporte que si hace que el soportar los puntos de las ies anteriores sea más que una incomodidad. El que esquía siente que el mundo se mueve a sus pies. Y es que si no sabes esquiar lo primero que piensas, ¡si está llano!¿Quién me está moviendo? La velocidad de la tierra es directamente proporcional al grado de desconocimiento de la cuña. En otro momento explicaré bien esto de esquiar, para aquellos que están por aprender.
Powered by Bullraider.com
Blog Barrancos
Siguenos en Facebook
Youtube