Imprimir

9-02-2014 Barranco Puerto Ramos

Escrito por Buquin. Posted in Barranquismo

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Amaneció el día cubierto pero sin llover. Ya era una alegría pues las previsiones apuntaban diluvio. El día anterior a un servidor le cayó una manta de agua que le dejó "helao". Se nos había ocurrido ir el sábado a ver las condiciones de un barranco de la Sierra Norte. En pocos minutos el agua calaba. Mi temor al despertar es que el barranco previsto para el domingo se estropease por la lluvia. Ya Kiwi se había visto obligado a cambiar el barranco previsto varias veces. Por motivos de seguridad habían decidido realizar el Barranco de Huma en vez de Arroyo Majales. Ciertamente era un barranco de iniciación y podría haberse puesto el asunto muy enrevesado con la cantidad de rápeles que tiene ese barranco y la fuerza del agua.

A la hora acordada me recoge mi amigo Lolo y nos vamos al punto de encuentro con los demás. Allí estaban los amigos de Con mi Gente. Saludos a los conocidos y presentaciones a los nuevos decidimos partir. Entre chistes y anécdotas llegamos a Campillos. Los que aún no habían desayunado se tomaron una hermosa tostada de bollo. La sobrasada fué la estrella de desayuno. Creo que no hay foto de esa presentación que tenía la sobrasada en su propia piel. Así que seguramente tengamos que repetir para sacar esa foto. En el desayuno se decide cambiar el barranco previsto por otro. Según pintaba el día Puerto Ramos podía ser más interesante para los que se iniciaban. Y es que el sol no salía pero la lluvia tampoco acababa de explotar. Con esa situación en la que caían gotitas arrancamos hacia el barranco de Puerto Ramos. Varios cambios en el gps y correcciones en la trayectoria nos llevaron a vislumbrar un embalse precioso. Digo vislumbrar porque con la cantidad de curvitas, el empañamiento de los cristales y otras cosas sólo se vió de pasada.

A las once más o menos llegamos a los pies de Puerto Ramos. Nos cambiamos de ropa en un visto y no visto con miedo a que la lluvia apretara y al frío reinante. La temperatura era de unos 9 grados centígrados. Muy fría para meterse en agua, pero aún más fría para estar mojado y parado. Así que empezamos a subir la cuesta hacia la cabecera del barranco a ver si entrabamos en calor. A la mitad de la cuesta ya estaba pensando por qué no se me habría ocurrido convencer a Kiwi de que para pasar los baches con el coche le hacía falta alguien que le acompañara y le indicara desde tierra el mejor trazado. Al final no estoy tan en mala forma y llegué sin perder el ánimo. Al igual que otras disfruté de la subida.

Nos adelantaron cuatro barranquistas que venían al igual que nosotros a disfrutar del barranco en un día de previsión de lluvia. Mientras ellos bajaban los primeros rápeles nos preparamos el equipo.

Entre unos y otros nos ayudamos a ajustarnos los equipos y nos sacamos la foto de familia.

Carmen monta el primer rápel sobre una instalación con químicos con buena pinta. Aunque también había un cartelito que decía que el barranco estaba sin instalar y que era muy peligroso. Con la referencia de los que iban delante y que nos habían dicho que habían reinstalado el barranco unos chicos hacía poco seguimos. El barranco estaba muy bien instalado con químicos en todos los sitios, con las fechas en que se había instalado y con la fecha que se debía dejar fraguar. Hay que agradecer este trabajo pues la actividad sin esas instalaciones hubiera sido muy peligrosa.

La cámara werlisa es una patata. Si alguien piensa comprar alguna que no sea una werlisa. Se empañan a la más mínima. Salió un poco de sol y condenso en la lente estropeando las fotos. La última aceptable en este rápel fue la de Rafa, pues durante mucho tiempo permaneció empañada. Ya bajando el segundo rápel y con una bajada de temperatura la condensación remitió y pude seguir sacando fotos. El rápel instalado por Leti había que tomarlo con cuidado pues se había convertido en muy resbaladizo. Y no había peligro de caer, pero de un resbalón ponía las cosas emocionantes.

Rosendo turnandose con Carmen y otros fueron asegurando en los primeros rápeles. El asegurar a un compañero es algo muy importante pues en situaciones como esta un despiste para comentarle algo a alguien que esté junto a nosotros puede suponer una caida de la persona varios metros. Por lo que ellos dos estaban bien atentos al que bajaba, con la cuerda con la tensión justa para frenarlo.

Entre el segundo y tercer rápel no hay más que unos metros, pero son bonitos para sacar unas fotos

Del tercer rápel no tengo fotos pues pasé muy rápido y no me dio tiempo. El cuarto era un rápel grande y me tocó instalarlo. Las instalaciones estaban separadas más de lo que me gustaría, pero con la cinta express y dos mosquetones grandes se salvó el factor de caída si fallara alguna. Y no es valadí toda comprobación en este rápel, pues es casi vertical y tiene una caida interesante.

Algunos tenían tanta ganas de agua que incluso se tiraron a la poza que había al final de este rápel. Al comprobar Kiwi las virtudes de este agua de montaña invitó a Rafa que se tiró a disfrutarlas

Mientras ibamos bajando por este rápel Rafa se encargó de montar el pasamanos y el 5 rápel. El pasamanos está algo complicado de montar cuando el suelo resbala pues las instalaciones quedan un pelín altas para el normal movimiento por ese trozo del barranco. Pero con experiencia y habilidad montó un pasamanos seguros para que todos pudieramos llegar con seguridad al siguiente rápel

Un cambio estratégico en la cabeza de este rápel para evitar el sindrome del arnés situó a Kiwi en la cabecera del mismo mientras bajabamos los últimos. La pared resbalaba un poquito y además si queríamos evitar la poza al final había que tirar hacia la izquierda. Con ayuda del que aseguraba y un poco de maña fuimos todos evitando esta rica agua a temperatura ambiente.

En el penúltimo rápel del barranco han puesto una instalación poco más o menos a la mitad que permite evitar un buen roce y realizar el rápel con más seguridad. Con la escusa de ayudar a los novatos me situé en ese punto para poner un desviador y ayudarles en el paso. Eso me permitió capturar buenas imágenes del rápel.

En cuanto Rafa tuvo que seguir se encargó Carmen Siles de asegurar y le pude apreciar dos o tres detalles muy buenos en esta labor. Una cosa que ocurre en este barranco a la hora de asegurar es que es mucho tiempo con el cuello forzado hacia arriba y si llueve es una situación penosa. La verdad es que tanto Nino, como Carmen Siles, como Lolo iban encargandose de apoyar en estas labores a los demás desarrollando la labor con manifiesta eficiencia.

Leti y yo fuimos los últimos por lo que no pude sacar muchas fotos del último rápel. Por lo que pude ver Carmen abrió el rápel bajando asegurada con stop y luego le siguió Rafa. Poco a poco fueron bajando los que se iniciaban. En una de estas yo le pasé la cámara a Juanma para que sacara las fotos que yo no podría sacar y logró estas buenas tomas.

 

Kiwi cerraba el grupo y el día al bajar este último rápel

Por suerte a la hora de llegar al coche la lluvia era tan débil que ni se notó y pudimos cambiarnos adecuadamente sin mojarnos mucho. El bocata de rigor y corriendo para casa que mis niñas me estaban esperando.

Una experiencia muy buena con los amigos de Con mi Gente.

El resto de las fotos se pueden ver en el siguiente enlace para los que tengan cuenta en gmail

 

https://plus.google.com/photos/104652479453871814176/albums/5978475250380325073

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Powered by Bullraider.com
Blog Barrancos
Siguenos en Facebook
Youtube