Imprimir

Sendero Ribera de Jabugo

Escrito por Buquin. Posted in Senderismo

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

El domingo 26 de Septiembre hicimos el sendero Ribera de Jabugo.

Dificultad: media

Longitud: 4.8km

Tiempo estimado 1h y 45 min ida.

 El sendero parte de Galaroza,

Ver mapa en google

El sendero enlaza con Castaño del Robledo a través de una zona de ribera, alimentada por el río Múrtiga, que recibe el nombre de Ribera de Jabugo, cauce cuyo nombre, igual que el del pueblo, se debe a los bosques de saúco existentes en la zona.

Partimos de Galaroza, situándonos en el margen sur de la carretera Fuenteheridos-Aracena. En la parte central de un conjunto de edificaciones se encuentra una calleja y el inicio del recorrido. El camino comienza empedrado y flanqueado por sendos muros de piedra.Transcurre un primer tramo en pendiente ascendente hacia el oeste por un camino empedrado. Este camino aparece flanqueado por muros donde localizamos Bidens aurea, ortigas, hiedra, la bella campanulácea alfilerillos de viuda, violetas, botón de oro, escaramujos, etc. Entramos en un alcornocal con abundante matorral, donde se encuentran orilleras, retama loca, quejigos, rebollos, coscojas, zarzaparrillas, toronjil, codesos y endrino o espino de injertar. Este último es un arbusto protegido por el Catálogo Andaluz de Flora Silvestre Amenazada y posiblemente originario de los ciruelos europeos actuales.

La gran diversidad vegetal y lo exuberante de la vegetación convierten este itinerario en uno de los más representativos y espectaculares del ParqueFoto por Miguel Ángel Mato

Llegamos a un claro que desciende hacia dos riberas. Bajamos por el camino de la izquierda y cruzamos un cauce donde hay un pequeño puente de cemento. Subimos hacia la derecha y, enseguida, rodeamos a izquierda un saliente. Pronto nos encontramos en el valle de la rivera. A partir de este momento el sendero avanzará, en su mayor parte, paralelo al cauce.

Hacia la mitad del recorrido, bajo el cerro El Toril, el camino desciende aproximándose al cauce. Una pequeña explanada se abre entre frutales y castaños. Continuamos el sendero acompañados, cada vez con mayor frecuencia, de huertas. Pasaremos un camino que nos llega por nuestra izquierda y proseguimos hasta cruzar el mismo cauce de la rivera del Múrtigas donde hallaremos avellanos, álamos negros, alisos, fresnos, sauces, parras silvestres y numerosas herbáceas destacando la borraginácea nomeolvides, la rosácea de tallos rastreros cinco en rama , hierba verruguera, con látex naranja, lechetreznas, borraja, etc.

 

Una vez esto, encontraremos un cruce de caminos: el de la derecha nos conducirá a Jabugo y el de la izquierda a El Castaño del Robledo. Tomamos pues el de la izquierda para, algo más adelante, volver a cruzar saltando entre piedras. Una vez pasado el desvío a Jabugo, el camino empieza a subir entre muros pasando por dehesas de alcornoques con encinas y quejigos además de alguna huerta de manzanos y caquis.
A nuestra derecha encontraremos algunos olmos y una lieva, que sale de un manantial con bastante agua, donde podemos encontrar helechos poco frecuentes . También, en los muros localizamos diversos helechos, alguno de ellos protegido por el Catálogo Andaluz de Flora Silvestre Amenazada.

Foto por txampo

Vamos subiendo suavemente por la ladera dentro de un castañar, con pinos Flandes, olivos.Además de abundante matorral de escobones, brezos blancos, rebollos, madroños, jarón, jaguarzo morisco, jara rizada, tojos, aulagas, carquesas, zarzaparrillas, retama loca, madreselva, etc.

Pasamos por una umbría con castaños y quejigos además de aulagas, ruscos, helechos comunes, dedaleras, orégano, cornicabras, etc. Y, seguidamente, por una solana con alcornoques, encinas y algunos olivos. El matorral que se nos presenta es xérico con jaras y aulagas destacando la presencia del torvisco albar, de hojas con los márgenes densamente pubescentes.

El sendero se estrecha por un denso zarzal. Algo más adelante, a nuestra izquierda, localizamos un manantial. Más adelante, el camino baja acercándose a la ribera. Este punto es muy interesante por aproximarnos al bosque galería y descubrir varias joyas botánicas como Clemátides, arbusto trepador endémico del oeste de la Península Ibérica, primaveras, de grandes flores amarillas, y lirios hediondos. Abundan frutales como cerezos, nogales, manzanos y castaños acompañados de escaramujos, orilleras, rebollos, quejigos, majuelos, etc.

El sendero continua paralelo a la ribera con abundantevegetación higrofítica: abundan saucos, alisos, sauces, fresnos, primaveras, etc. Ya, en el último tramo, la pendiente aumenta rodeandonos un alcornocal en el que abundan olivillas, dedaleras, jaras rizadas, etc. Llegados a las proximidades de El Castaño del Robledo (atención porque hay una carretera), podemos volver hacia atrás.

Texto extraido de utrempresa

Powered by Bullraider.com
Blog Barrancos
Siguenos en Facebook
Youtube